Cocina blanca con toques cálidos

Los clientes nos pidieron transformar su antigua cocina para dotarla de funcionalidad y luminosidad, manteniendo la zona de office.

Estudiamos el espacio y organizamos la distribución que consideramos óptima, siempre partiendo de las necesidades y preferencias de la familia.

LOS PROPIETARIOS DICEN:

Queríamos una cocina moderna, bien aprovechada, práctica, luminosa y, a la vez, cálida.

Majo y su equipo se ocuparon absolutamente de todo y el resultado no nos puede gustar más.

La cocina, de disposición alargada, cuenta con una zona de columnas donde se integran los electrodomésticos (frigorífico, congelador, horno y microondas) y dispone de gran capacidad de almacenaje y hornacina a modo de desayunador.

Enfrente, bajo la ventana, ubicamos la zona de trabajo (fregadero y placa de cocción) con muebles bajos. 

Y al fondo ubicamos el office con una práctica mesa redonda y 4 sillas y una preciosa lámpara colgante.

Las paredes del office las revestimos de un bonito papel pintado vinílico efecto textil, apto para zonas de mucho trote. Y en la zona de cocción y de aguas elevamos la encimera a modo de aplacado.

El pavimento elegido para la cocina fue un porcelánico imitación madera que combina perfectamente con los muebles blancos y la hornacina en roble.

Como siempre, la iluminación fue clave también para conseguir el resultado deseado.